anterior autor siguiente

      HALOS

Dios dejó en la ceniza
los pensamientos
que no pudo hacer luz.

Más allá del espectro,
la obra de Dios frustrada
prolonga su silencio,
perenniza su angustia
en un sordo y concéntrico
rencor, que es aureola
de todo lo perfecto.

autógrafo

Juan José Domenchina


subir volver El tacto fervoroso (1929-1930) (1930)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio