anterior autor siguiente

  DONCEL PÓSTUMO

Caliente amarillo: luto
de la faz desencajada;
contraluz que es tributo
y auge de la presunta nada,
¡muerte! Por la hundida ojera
se asoma la calavera,
ojo avizor de un secreto
que estudia bajo la piel
su salida de doncel
póstumo: don de esqueleto.

autógrafo

Juan José Domenchina


subir volver Margen (1933)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio