anterior autor siguiente

CAMPO - SEMENTERA

A Manuel Altolaguirre

El gañán
ve encender
la candela del cielo,
al amanecer.

Llega a la besana
y empieza a devanar
el ovillo de la tierra.

De vez en cuando canta.

Yunto. Yunto.
Al abrir el surco,
la tierra se besa
y se queda quieta.

Yunto. Yunto.

El gañán sigue devanando
su madeja,
pero nunca se acaba.

De vez en cuando canta.

Yunto. Yunto.

¡Pero nunca se acaba!

autógrafo

José María Hinojosa, 1924


subir volver Poema del Campo (1924)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio