anterior autor siguiente

  ODA VII
  DEL AMOR

Pensaba cuando niño
que era tener amores
vivir en mil delicias,
morar entre los dioses.

Mas luego grandecillo
Dorila cautivome,
muchacha de mis años,
envidia de Dïone:

que inocente y sencilla,
como yo lo era entonces,
fue a mis ruegos la nieve
del verano a los soles.

Pero cuando aguardaba
no hallar ansias ni voces
que a la gloria alcanzasen
de una unión tan conforme,

cual de dos tortolitas
que en sus ciegos hervores
con sus ansias y arrullos
ensordecen el bosque,

Y hallé desengañado,
que amor todo es traiciones
y guerras y martirios
y penas y dolores.

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


Los párrafos en amarillo se omiten en el manuscrito, aunque aparecen en la ediciones impresas. Las palabras en azul son las divergencias entre el manuscrito y las versiones impresas, por suponer un cambio o texto omitido en la versión impresa. Como modelo de versión impresa seguimos el texto en la red de la Biblioteca Virtual Cervantes.


subir volver Odas Anacreónticas   siguiente anterior
enlace Versión Biblioteca Virtual Cervantes
facsímil Autógrafo de Meléndez Valdés. Ms. 19.603 de la Biblioteca Nacional
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio