anterior autor siguiente

  ODA XIII
  DE UNAS PALOMAS

Un día que en la vega
Bajo el nogal copado
Que da a su fuente sombra
Con los pomposos ramos,

Cantaba entretenido,
Con inocente labio,
De mi suerte la dicha,
Las delicias del campo,

Casi a mis pies, seguras
Se bañaban, jugando,
Las sencillas palomas
En un limpio remanso.

Su bullicio y arrullos,
Y sus besos y halagos
Me cayeron, absorto,
La lira de las manos.

Libre yo, y ellas libres,
Y uno asi nuestro estado,
Por instantes se hacia
Mi embeleso más grato.

Una en medio las aguas,
Cual pequeñuelo barco,
Ufanándose riza
Su plumaje galano:

Otra fija, bebiendo,
Del vivo sol los rayos,
Y en el raudal se sume
Para templar su estrago;

Otra extiende las alas
Cual dos móviles brazos,
Y al corriente se entrega
Que la va en pos llevando;

Y otra en plácido giro
Revolante en el llano,
Torna cien y cien veces
Del uno al otro lado:

Agitándose todas,
Y corriendo y saltando,
Y cruzando y tejiendo
Mil revueltas y lazos.

Cuando allá de las nubes
Cual flamígero rayo,
Un milano sobre ellas
Precipítase aciago;

Que en sus uñas agudas
Para bárbaro pasto
De sus pollos, ¡ay! roba.
La más bella inhumano:

Sin bastar a salvarla
En tan súbito caso
De mis palmas y gritos
El estrépito vano.

Derramado y sin orden,
Con mortal sobresalto,
Del ladron ominoso
Huye el tímido bando;

Y yo, el alma cubierta
De amargura y espanto,
Con la vista le sigo,
Con mi voz le amenazo.

¡Desvalida inocencia,
Siempre mísero blanco
Del poder fiero, siempre
De sus iras estrago!

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


subir volver Odas Anacreónticas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio