anterior autor siguiente

  ODA XXIV
  DEL VINO Y EL AMOR

Con una dulce copa
Despierta mi cariño,
Si de amor en los fuegos
Dorila me ve tibio.

Y si yo desdeñosa,
O cobarde la miro,
Al punto sus temores
Adormezco entre vino.

Cuyo ardor delicioso
Por los dos difundido,
A Dorila más tierna,
Y a mí vuelve más fino.

Y en sabrosos debates
Entre risas y mimos
Todo es brindis alegres,
Todo blandos suspiros.

Sabed pues amadores,
Que Lieo y Cupido
Hermanados se prestan
Sus llamas y delirios:

Porque el Málaga dome
Tras el ruego benigno
A la bella, que indócil
Se esquivare de oíros.

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


subir volver Odas Anacreónticas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio