anterior autor siguiente

  ODA XXXIX
  DEL VINO

Todo a Baco, Dorila,
Todo oficioso sirve:
La tierra generosa
Le sustenta las vides;

El agua se las riega
Con sus linfas sutiles;
Y el céfiro templado
Se las bulle apacible.

Luego el Sol le sazona
Los racimos felices,
Que ya el néctar encierran
Que hoy saltando nos ríe;

Y en los liondos toneles
Bien hervido recibe
El color y el aroma.
Que a oro y ámbar compiten.

El néctar que nos salva
De los desvelos tristes,
Con que negra la suerte
Nuestro espíritu aflige,

Y en que el labio y los ojos
Tal encanto perciben,
Que ansiosos de gozarlo
Cautivos se le rinden.

No pues, necia, los tuyos
De la copa retires,
Delicia de los hombres,
Honor de los festines.

O si por ambos bebo,
No aun más necia te irrites,
Que hasta el amor se alegra
Con los sabrosos brindis.

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


subir volver Odas Anacreónticas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio