anterior autor siguiente

  LETRILLA
  LA FLOR DEL ZURGUÉN

Sueltas avecillas
que al amanecer
mil alegres salvas
canoras me hacéis:

si dulces trináis
por ver a mi bien,
callad, que ya sale
            la flor del Zurguén.

¿Si cuál es pedís?
¿Si señas queréis?
Callad, parlerillas,
que yo os lo diré,

que impresa en mi pecho
la tengo muy bien,
así a mí me tenga
            la flor del Zurguén.

su rostro, la gloria;
la nieve, su tez,
de alhelís sembrada;
su boca, la miel,

y el turgente seno,
de Amor el vergel,
donde con él juega
            la flor del Zurguén.

Sobre él, la donosa
prendiera un joyel,
do heridas dos almas
yo mismo pinté;

Amor que las hiere
las une también,
en torno esta letra:
            la flor del Zurguén.

Sin que yo la llame
me sale aquí a ver
cual suelta corcilla,
ya blando el desdén;

y cual fiel paloma
que a su pichón ve,
así a mi voz corre
            la flor del Zurguén.

Conmigo a este valle
la saco a aprender,
de amor en el arte,
lición de querer;

y ya a todas pasa
en menos de un mes:
tanto ingenio tiene
            la flor del Zurguén.

Cuidado, avecitas,
que a nadie contéis
los dulces secretos
que yo la enseñé;

ni vos, fuentecillas,
me lo murmuréis,
que esto y más merece
            la flor del Zurguén.

Ni me envidiéis necias
el vivo placer
con que, ¡ay!, en sus labios
cien besos le dé,

y ella me dé fina
en pago otros cien,
así tierna os ame
            la flor del Zurguén.

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


subir volver Letrillas (no incluida ed. 1820)   siguiente anterior
enlace versión
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Biblioteca Virtual Cervantes.