anterior autor siguiente


      Graciosos ojuelos
      de dulce mirar,
      dejadme sentir,
      dejadme llorar.


Si en vos, ojos bellos,
el Amor está
tirando mil flechas
con acierto tal

que a mí todas vienen,
todas, a parar,
      dejadme sentir,
      dejadme llorar.


Si el mísero pecho
se siente abrasar
en ciegos cuidados,
sin poder hallar

aun por breve alivio
una vez piedad,
      dejadme sentir,
      dejadme llorar.


Si aun soy castigado
por querer mirar
las niñas divinas
que causan mi mal,

ni basta a excusarme
mi fino adorar,
      dejadme sentir,
      dejadme llorar.


Ay, lindos ojuelos,
si en tanto penar
me tenéis, usando
de injusta piedad

con aquel dichoso
que os ha de gozar,
      dejadme sentir,
      dejadme llorar.

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


subir volver Letrillas (no incluida ed. 1820)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Biblioteca Virtual Cervantes.