anterior autor siguiente


Cuando de mi camino atrás volviendo
miro, Señora, en mi preciso daño,
tal es mi pena y mi dolor tamaño
que me siento en angustias feneciendo.

Mas cuando vuelo a vos, alegre viendo
la dulce causa de mi dulce engaño,
luego en mi pecho siento un bien extraño
y con gusto mis males voy sufriendo.

Con vos se alivia mi dolor crecido
y en vos todo mi bien miro cifrado,
cuanto puedo esperar y cuanto espero;

y aunque ni el mal acaba ni el gemido,
me miro en la aflicción tan consolado
que no siento morir si por vos muero.

autógrafo

Juan Meléndez Valdés


subir volver Sonetos (no incluido ed. 1820)   siguiente anterior
enlace El tema en:     Garcilaso     Hernando de Acuña     Quevedo I     Quevedo II     Lope de Vega
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio