anterior autor siguiente

  PEQUEÑEZ DE LAS GRANDEZAS HUMANAS

Salgo del Betis a la ondosa orilla
cuando traslada el sol su nácar puro
al polo opuesto, y en el cielo obscuro
la luna ya majestüosa brilla.

Entre la opaca luz su honor humilla
la soberbia Ciudad, y el roto muro
que al rigor de los siglos mal seguro
reliquia funeral ciñe a Sevilla.

Pierde en la sombra su grandeza ufana
la altiva población y sus despojos *
lúgubres se divisan y espantables.

Fía, Licino, en la grandeza humana,
contémplala en la noche de sus gozos, *
y los verás medrosos miserables.

autógrafo
Juan Pablo Forner y Segarra


* Los versos sueltos de los tercetos sugieren un error del copista. Cueto resuleve el primero de esta forma:

              Pierde en las sombras su grandeza ufana;
              la altiva población, y sus destrozos
              lúgubres se divisan y espantables.

Considerando exclusivamente este manuscrito, quizás el error resida en gozos y no en despojos, puediendo quedar el segundo terceto así:

              Fía, Licino, en la grandeza humana,
              contémplala en la noche de sus ojos,
              y los verás medrosos miserables.


subir volver Sonetos   siguiente anterior
enlace Versión Polt
facsímil Poesías Inéditas de Félix Mª Samaniego. Ms. 3.751 de la Biblioteca Nacional
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio