anterior autor siguiente

  A UN RAYO QUE MATÓ A UN BURRO

Arde consuena con horrendo estampido
Jove que en la nube iracundo inflama
y en la pálida lumbre que derrama
amagado el mortal teme encogido.

Al trueno horrendamente repetido
huye a esconderse en la apartada cama
lloroso el Niño, y tus piedades llama,
Jove, el justo varón descolorido.

Se estremece el Olimpo, y ya apercibe
tu mano el rayo que hasta al justo aterra
y fulminado en fin baja violento:

y cuando en vicios opulentos vive
el vil Ganion, azote de la tierra,
¿se ceba tu furor en un jumento?

autógrafo
Juan Pablo Forner y Segarra


subir volver Sonetos   siguiente anterior
facsímil Poesías Inéditas de Félix Mª Samaniego. Ms. 3.751 de la Biblioteca Nacional
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio