anterior autor siguiente

    NADA

A tu abandono opongo la elevada
torre de mi divino pensamiento.
Subido a ella, el corazón sangriento
verá la mar, por él empurpurada.

Fabricaré en mi sombra la alborada,
mi lira guardaré del vano viento,
buscaré en mis entrañas mi sustento...
Mas ¡ay!, ¿y si esta paz no fuera nada?

—¡Nada, sí, nada, nada!... -O que cayera
mi corazón al agua, y de este modo
fuese el mundo un castillo hueco y frío...—

Que tú eres tú, la humana primavera,
la tierra, el aire, el agua, el fuego, ¡todo!,
...¡y soy yo sólo el pensamiento mío!

autógrafo

Juan Ramón Jiménez


subir volver Sonetos espirituales / Sonetos interiores (1914-1915)   siguiente anterior
Amor III  
ruso Перевод А. Гелескула
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio