anterior autor siguiente

    A MI ALMA

Siempre tienes la rama preparada
para la rosa justa; andas alerta
siempre, el oído cálido en la puerta
de tu cuerpo, a la flecha inesperada.

Una onda no pasa de la nada,
que no se lleve de tu sombra abierta
la luz mejor. De noche, estás despierta
en tu estrella, a la vida desvelada.

Signo indeleble pones en las cosas.
Luego, tornada gloria de las cumbres,
revivirás en todo lo que sellas.

Tu rosa será norma de las rosas;
tu oír, de la armonía; de las lumbres
tu pensar; tu velar, de las estrellas.

autógrafo
Juan Ramón Jiménez


subir volver Sonetos espirituales / Sonetos interiores (1914-1915)   siguiente anterior
Recogimiento XL  
audio Voz: Juan Ramón Jiménez

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio