anterior autor siguiente

    LA HOJA MÁJICA

Jugaba en el viento y era
áureo.
Sobre la fresca
profusión de los rosales,
abierta prisión de sangre,
sus indefinibles alas
lo traían, lo llevaban...

Su mismo cantar divino
me enajenaba el sentido.

(¡Pájaro maravilloso!)

Venía raudo, de oro,
a mis manos...

—¡Alma mía!
¡Pájaro!
...¡Hoja amarilla!

autógrafo
Juan Ramón Jiménez


subir volver Estío / Verano verde y oro (1915)   siguiente anterior
versión de Leyenda  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio