anterior autor siguiente

    A CABALLO

¡Qué tranquilidad violeta
por el sendero a la tarde!
A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

La rica brisa del río,
olorosa a junco y agua,
le refresca el albedrío...
La brisa rica del río.

A caballo va el poeta...

Y el corazón se le pierde
contento y embalsamado
en la madreselva verde...
Y el corazón se le pierde.

¡Qué tranquilidad violeta!

Caballo y él son ya uno.
El mismo corazón lento
en campo como ninguno...
Caballo y él van en uno.

A caballo va el poeta...

Se está la orilla dorando.
El último pensamiento
del sol la deja soñando...
Se va la orilla dorando.

¡Qué tranquilidad violeta!

autógrafo

Juan Ramón Jiménez


subir volver Baladas de Primavera / Baladas del Monsurio (1907)   siguiente anterior
versión de Leyenda
versión versión de Canción (1936)
ruso Перевод П. Грушко
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio