anterior autor siguiente

    A DIOS EN PRIMAVERA

Señor, matadme, si queréis.
(Pero, señor, ¡no me matéis!)

Señor dios, por el sol sonoro,
por la mariposa de oro,
por la rosa con el lucero,
los correntines del sendero,
por el pecho del ruiseñor,
por los naranjales en flor,
por la perlería del río,
por el lento pinar umbrío,
por los recientes labios rojos
de ella y por sus grandes ojos...

¡Señor, Señor, no me matéis!
(...Pero matadme, si queréis)

autógrafo

Juan Ramón Jiménez


subir volver Arte menor (1909)   siguiente anterior
versión de Canción (1936)
versión versión de Leyenda
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio