anterior autor siguiente

    LA ESPADA

¡Qué confiada duermes
ante mi vela, ausente
de mi alma, en tu débil
hermosura, y presente
a mi cuerpo sin redes,
que el instinto revuelve!

(Te entregas cual la muerte).

Tierna azucena eres,
a tu campo celeste
trasplantada y alegre
por el sueño solemne,
que te hace aquí, imponente,
tendida espada fuerte.

autógrafo

Juan Ramón Jiménez


subir volver Idilios / Idilios plásticos y románticos (1912-1913)   siguiente anterior
versión de Canción (1936) y Leyenda
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio