anterior autor siguiente

        3

¡Cómo la luz del día
se me entra por los ojos, hasta  el alma!
Mi cueva se deslumbra,
pobre como es, de gloria,
y parece colgada de oro vivo.

Y mi alegría sale
de ella, como una hija
bella, desnuda, libre,
en el raudal contento de mi cante,
que se lleva la aurora al infinito.

autógrafo

Juan Ramón Jiménez


subir volver La realidad invisible (1917-1924)   siguiente anterior
inglés Translation of Antonio T. de Nicolás
Original Original de Juan Ramón Jiménez
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio