anterior autor siguiente

  ANTE LA SOMBRA VIRJEN

Siempre yo penetrándote,
pero tú siempre virjen,
sombra; como aquel día
en que primero vine
llamando a tu secreto,
cargado de afán libre.

¡Virjen oscura y plena,
pasada de hondos iris
que apenas se ven; toda
negra, con las sublimes
estrellas, que no llegan
(arriba) a descubrirte!

autógrafo

Juan Ramón Jiménez


subir volver Las tres presencias desnudas (1917-1924)   siguiente anterior
versión de Canción (1936)
versión versión de Leyenda
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio