anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

          EL RUISEÑOR

Oculto entre las hojas,
      Trémulo de amor,
Sus tiernas congojas
      Canta el ruiseñor.

Y sé, mas no sé cuándo
      Ni dónde aprendí,
Que el ruiseñor cantando,
      Dice en su idioma así:

—¡Pobre ruiseñor,
Que muere de amor!

Ya rompe la aurora la niebla ligera.
¡Qué hermoso es el campo, qué hermosa es la luz!
¡Qué hermosa es la dicha del alma que espera!
        Dulce compañera,
        ¡Qué hermosa eres tú!

        Yo cruzo los espacios;
Las copas de los árboles me sirven de palacios;
        Mi madre es la armonía,
        Mi padre es el amor;
        Yo soy, vida mía,
        Pájaro y flor.

        Envidian las aves
        Mis trinos suaves:
        No saben cantar.
        Envidian las flores
        Mis tiernos amores:
        No saben amar.

      ¡Qué alma en el mundo
  De amores herida
  Mi canto imitó!
  ¡Ay! de amor profundo,
  Sólo aquí, mi vida,
  Sabemos tú y yo.

        Tus alas suaves
        Tiende sobre mí.
Envídiennos las flores y las aves
        Yo canto para ti.

  ¡Pobre ruiseñor,
  Que muere de amor!

La palma y el sauce se mecen en calma.
Las ondas se tiñen de nácar y azul.
¡Qué hermoso es el río y el sauce y la palma!
      Alma de mi alma,
      ¡Qué hermosa eres tú!

        Yo cuando canto vivo;
Es un raudal de música mi corazón altivo,
        La luz es mi alegría,
        Mi espíritu el calor;
        Que soy, vida mía,
        Pájaro y flor.

        Tenemos un nido
        De plumas tejido,
Que oculta en sus ramas gracioso laurel.
        Tú velas, en tanto
        Que al son de mi canto
Piando se duermen mis hijos en él.

            No saben
            En dónde
            Se esconde
      Este tesoro que el amor nos dio.
        ¡Ay! es un secreto
        Que oculto en los ramos
        Guardamos
            Tú y yo.

            ¡Qué alegres, qué bellos
            Reposan allí!
  Vela tú, mi vida, vela tú por ellos;
            Yo velo por ti.

        ¡Pobre ruiseñor,
        Que muere de amor!

Ya ocultan las flores sus cálices rojos,
Inundan los cielos torrentes de luz;
Busquemos la sombra, si el sol te da enojos:
        La luz de mis ojos,
        Mi vida, eres tú.

        Leve y parda es mi pluma,
Mi voz es la del céfiro, que gime entre la espuma;
        Es mi contento el día,
        La noche es mi dolor;
        Que soy, alma mía,
        Pájaro y flor.

        Altiva es el águila,
        Tierna la paloma,
        Gallarda y ligera
        La garza real;
        Mas tú eres mi espíritu:
        Para mí en el mundo,
        Gentil compañera,
        No tienes igual.
        ¡Cuán rico tesoro
        Me ofreces, bien mío!
        Tiemblas de placer
      Cuando bebo en tu pico de oro
        Gota de rocío
        Que templa mi sed.

        Mis hijos ufanos
        Se miran en ti;
        A amarte tus hijos
        Aprenden de mí.
        ¡Pobre ruiseñor,
        Que muere de amor!

¡Ay! ya se levanta del valle sombrío
La tarde vestida de blanco y azul.
¡Qué triste está el cielo, y el monte y el río!
        Dulce dueño mío,
        ¡Qué triste estás tú!

        Las auras sosegadas
Llevan en blandos círculos mis notas apagadas:
        Mi última armonía
      El último suspiro de mi amor:
        Yo muero con el día,
        Que soy, vida mía,
        Pájaro y flor.

        Ven al ramaje espeso
        Que guarda nuestro nido;
        Quiero morir en él.
        Dame el último beso;
      Que recojan mi último gemido
        Las hojas de laurel.

        ¿Qué alma en el mundo
        De amores herida
        Mi canto imitó?
        ¡Ay! de amor profundo
        Sólo aquí, mi vida,
        Sabemos tú y yo.

            Hará tu llanto
        Que mis hijos bellos
        Se acuerden de mí:
      Enséñales los tonos de m i canto;
        Tú, vive por ellos:
        Yo muero por ti.

        ¡Pobre ruiseñor
        Que muere de amor!

autógrafo

José Selgas y Carrasco


subir   poema aleatorio   El estío   siguiente / next   anterior / previous