anterior autor siguiente

    FLORES

Mi corazón fue un vaso de alabastro
Donde creció, fragante y solitaria,
Bajo el fulgor purísimo de un astro
Una azucena blanca: la plegaria.

Marchita ya esa flor de suave aroma,
Cual virgen consumida por la anemia,
Hoy en mi corazón su tallo asoma
Una adelfa purpúrea: la blasfemia.

autógrafo
Julián del Casal


subir volver Nieve (1892) La Gruta del Ensueño   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio