anterior autor siguiente

    UN TORERO

Tez morena encendida por la navaja,
Pecho alzado de eunuco, talle que aprieta
Verde faja de seda, bajo chaqueta
Fulgurante de oro cual rica alhaja.

Como víbora negra que un muro baja
Y a mitad del camino se enrosca quieta,
Aparece en su nuca fina coleta
Trenzada por los dedos de amante maja.

Mientras aguarda oculto tras un escaño
Y cubierta la espada con rojo paño
Que, mugiendo, a la arena se lance el toro,

Sueña en trocar la plaza febricitante
En purpúreo torrente de sangre humeante
Donde quiebre el ocaso sus flechas de oro.

autógrafo
Julián del Casal


subir volver Nieve (1892) Cromos españoles   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en el sitio La Habana Elegante, la revista poética cubana en internet