anterior autor siguiente

  HÉRCULES Y LAS ESTINFÁLIDES

Rosada claridad de luz febea
Baña el cielo de Arcadia. Entre gigantes
Rocas negras de picos fulgurantes,
El dormido Estinfalo centellea.

Desde abrupto peñasco que azulea,
Hércules, con miradas fulminantes,
El níveo casco de álamos humeantes
Y la piel del león de la Nemea,

Apoya el arco en el robusto pecho,
Y las candentes flechas desprendidas
Rápidas  vuelan  a las  verdes frondas,

Hasta que mira en su viril despecho
Caer las Estinfálides heridas,
Goteando sangre en las plateadas ondas.

autógrafo
Julián del Casal


subir volver Nieve (1892) Mi museo ideal   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en el sitio La Habana Elegante, la revista poética cubana en internet