anterior autor siguiente


Urbano y dulce revuelo
suscitando fresca brisa
para sazón de sonrisa
que agosta el ardor del suelo;
 pues si aquel mudo señuelo
de caña y papel, pasivo
al curvo desmayo estivo,
aún queda, brusca delicia,
la que abre tu caricia,
oh ventilador cautivo.

autógrafo

Luis Cernuda


subir volver Primeras poesías (1924-1927)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio