anterior autor siguiente

TOCAN EL CLAVE CON EL CARRICK PUESTO

  Y parados en pie. Tocan el clave
como el que elige  con sonrisa y manos entre
la vasta gama de la pesebrera.
Lo que escogen es prisma de anisados,
lascivo desperezo
de humo azul en pijama,
niebla constituida
y olor de lumbre abril.
                                          Mientras tanto, ya el clave
rompe a trotar haciendo trenzas de agua,
remolinos minúsculos,
cantos ensimismados, como si no fueran
los hombres de Estremoz los que consiguen
que se ponga talar hasta las barbas,
a semejanza de ellos
y de ciertos envueltos de tabaco
para insistir revolcándose en los graves.
  Salen transfigurados del café:
campaneando como cruz alzada
y embarrancados en la culpa, al tiempo
que redimidos de ella. No sé si me explico.
Todo por obra y gracia
de unas hidroterapias al clave bien tostado.
Salen al implacable frío de las placetonas
anegadas de niebla,
y no saben si han muerto en una de ésas
y andan vagando por el trascastillo
como por el alfoz helado de la muerte.
Todo por obra y gracia
de un café al autoclave tomado en Estremoz
un lunes de Pasión.
                                      Segunda feira,
onze de abril de mil e novecentos
e setenta e seis.

[Évora y Estremoz, 7-10 de abril ´98.]
autógrafo

Luis Caņizal de la Fuente


subir volver Luis Caņizal de la Fuente   siguiente anterior
aumentar tamaņo letra reducir tamaņo letra poema aleatorio