anterior autor siguiente


    Empujar a la niebla con la vista
por la cara del lago
era empujar la vida y conjurarla
para que, en vez de desplomarse en una nada,
dé la vuelta en redondo de sí misma
y que la tarde se convierta en día
igual que la canicie inmensa de la barba
deviene espuma con la juventud.

(Ilha de São Miguel: perto do Pico do Carvão, a Lagoa das Empadadas.)
autógrafo

Luis Cañizal de la Fuente


subir volver Luis Cañizal de la Fuente   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio