anterior autor siguiente

        DE MI PREDIO

Las casitas de campo, las casitas
enjalbegadas, acurrucaditas
y risueñas.
                  Bajo los abanicos,
los grandes abanicos de palmeras,
pasan los mozos y las vivanderas
en un desfile manso de borricos...

El tren, en una quiebra
inesperada, por el verde llano
hace como una fuga de culebra...

Y a la rota penumbra de la parra
de fruto agraz —tan místico y profano—
gozo el paisaje...

                            Hoy duerme la cigarra,
la mariposa sale del gusano,
y fulguran los techos de pizarra
con el ocre bermejo del verano.

autógrafo

Luis Carlos López


subir volver De mi villorrio (1908)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio