anterior autor siguiente

        NOCHE TRUCULENTA

Para libar el jugo de agrios vinos
—no dejes ver la pierna,
muchacha— los marinos
vendrán dentro de poco a la taberna.

Son de brusco perfil, bíceps de acero,
niños enormes de cuadrada espalda
y andar patojo. —Pero,
¿te arreglarás la falda?

Con sus jarrones de licor, sus dados
y sus cachimbas se darán al juego
carnavalescamente iluminados
por la epilepsia del candil. Y luego

terminarán rugiendo una salvaje
canción sensual. —Del cafetín me salgo,
porque —bájate el traje!—
lo que es aquí pasa algo...

autógrafo

Luis Carlos López


subir volver Posturas difíciles (1909)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio