anterior autor siguiente

        THAT IS THE QUESTION

“¿Porqué no he querido ser cura?”

Julio Camba

(A Carlos E. Restrepo,
para que rece por mí)

Lo mismo digo yo sin ironía,
pues no quise, en mi estilida locura,
ser en mi juventud lo que hoy sería:
Cura de pueblo, un bonachón de cura.

Vivir en un curato con la fría
tranquilidad del alma y sin la oscura
perspectiva del pan cada día…
¡y todo por llevar una torsura!

Gordo y feliz, —no flaco y maldiciente,
masón y radical— con elocuente
y corajuda voz, ¡que sermones
no hubieran sido los sermones míos,
contra esos más que bárbaros impíos
llamados liberales y masones!

¡Con que fogocidad, con que divina
fogocidad hubiese proclamado
la Ley Seca!... Pues ir a una cantina
no es un pecado, ¡sino un gran pecado!

También viendo una casa clandestina,
muy duramente hubiera condenado
la erótica pasión luciferina
de... los gatos que buscan un tejado.

¡Y qué felicidad me brindaría
la época electoral, donde yo haría
las elecciones sin un gatuperio.

No sin llevar a cabo, entre la recta
sociedad de mi grey, una colecta
para los niños del Celeste Imperio!

Porque yo hubiera sido hasta mi fosa,
con noble sencillez, un cura bueno
y humilde, más humilde que una cosa
que ni siquiera cueste un vil centeno.

Pero perdí la senda... Y perdí a Rosa,
mi humilde ama de llaves, de agareno
perfil y ojos de hurí, " dulce y sabrosa
más que la fruta del cercado ajeno."

Por eso estoy muy triste ante la idea
de no ser un buen párroco de aldea,
para nunca exclamar entre infinitas
congojas que hay me tiene lacerado:
Te fuiste para siempre de mi lado
¡¡Cepillo de las ánimas benditas!!

autógrafo

Luis Carlos López


subir volver Por el atajo (1920)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio