anterior autor siguiente

        SIESTA DEL TRÓPICO

Domingo de bochorno, mediodía
de reverberación
solar. —Un policía,
como empotrado en un guardacantón,

durmiendo gravemente. Porquería
de un perro en un pretil. Indigestión
de abad, cacofonía
sorda de un cigarrón...

Soledad de necrópolis, severo
y hosco mutismo. Pero
de pronto en el poblacho

se rompe la quietud dominical,
porque grita un borracho
feroz: —¡Viva el partido liberal!...

autógrafo

Luis Carlos López


subir volver Por el atajo (1920)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio