anterior autor siguiente

        NOCHE SEÑERA

La luna es un medio mamey: asoma
detrás de la perilla
de un mirador. Y el faro
con brusquedad insólita hace guiños...

La silueta de un perro,
fugitiva y elástica, en un muro
da ódicamente un salto…
Y esto asombra en la calle a un policía...

Y en la noche señera, en el silencio
de la ciudad levítica, obsesiona
y pide una pedrada
la impertinencia erótica de un gato.

autógrafo

Luis Carlos López


subir volver Por el atajo (1920)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio