anterior autor siguiente

        A UN CONDISCÍPULO

“El hombre es digno
de sus propias obras”.


Baronesa de Wilson

¡Qué situación la tuya!... ¡Qué situación la mía!
Los dos fuimos alumnos de griego y de latín
y desde aquellos años de olímpica alegría,
tú no pasaste nunca de ser un adoquín.

Mas hoy, por un prodigio quizás de hechicería,
ya eres académico, tu casa es un jardín,
y sabiamente preñas de duros tu alcancía,
mientras que tu cofrade no guarda ni un chelín...

Después surgió el político. Yo apenas soy un cero.
Viajas en automóvil. Y yo por mi sendero
cabalgo en rocinante sin humos de chofer.

Y yo, cuando te encuentro, con qué efusión te acojo
—siempre andas por la calle más serio que un cerrojo—
con una de las cáusticas sonrisas del Voltaire...

autógrafo

Luis Carlos López


subir volver Poemas no incluidos en libros: DESPILFARROS   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio