anterior autor siguiente

        NAUFRAGIO EN TIERRA

No, capitán, las olas no nos vencen,
seguimos en el puente. Está la nave
a flote; míranos: vamos heridos,
haciendo presa está el lobo del hambre,
el tigre de la sed está arañando,
se endurece la noche, corta el aire.

Pero estamos en pie. La travesía
continúa. Que no abandone nadie
su puesto. Siguen  listos
la vela, el gobernalle.

¿Adónde vamos, capitán? El rumbo
recuperado está. Niniguno sabe
hacia dónde conduce, pero estamos
tercamente en los puestos, como antes.

                        II

El mar está pintado sobre un lienzo,
la falsa proa avanza en un estanque,
medio navío está entre bastidores,
desde las candilejas los relámpagos nacen;
en la guardarropía, pobremente,
la galerna fabrica sus desastres.

Pero es verdad que estamos naufragando,
que vamos a ir a pique, que los mástiles
caen abatidos y que nos azotan
el agua, el viento de los temporales.

Falsos marinos, falsos pasajeros,
pero es verdad que nos asedia el hambre,
y la sed y el terror, y resistimos
de milagro en el puente de la nave.

Un falso barco sobre el escenario,
pero es verdad que nos hundimos, ¿nadie
se ha dado cuenta?
                                  Capitán, seguimos
erguidos como antes.
Ignoramos el rumbo.
                                      El falso faro
de un reflector está haciendo señales

autógrafo

Leopoldo de Luis


subir volver Teatro real (1957)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio