anterior autor siguiente

        EL ESPÍA

Me han apostado en esta esquina oscura.
Debo espiar todos los movimientos,
el paso de los grises regimientos
que arrastran sus convoyes de amargura.

Lo he comprendido ya: somos espías,
vigilantes del tiempo, delatores
de los enamorados desertores
que soñaron antiguas rebeldías.

No me confíes nunca tu secreto,
podría delatarte al enemigo:
me vendí a la tristeza por bien poco.

Apostado en la esquina sigo quieto.
Soy un debelador, soy un testigo
falso, pero traiciono cuanto toco.

autógrafo

Leopoldo de Luis


subir volver Igual que guantes grises (1979)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio