anterior autor siguiente

        EL TESTIMONIO

Te lo he contado todo ya. En el tiempo
y la esperanza, todo te lo he dicho
y hemos mirado, mientras nos mirábamos,
cómo hasta aquí llegó el agua del río.

Te he explicado que estamos a la puerta
de una casa que tal vez no ha existido,
que hemos anclado hasta el cansancio, juntos,
la realidad hemos mirado, tú

y yo, como quien mira su destino,
y hemos logrado descubrir las cosas
libres de cortinajes y exorcismos.

Sabemos cómo son y, aunque nos duela,
ya no nos coge nada sorprendidos.
La vida es una azul muchacha que
se ve al espejo y en su cara hay siglos.

La crueldad tiene los ojos grises,
tiene el rencor los ojos amarillos,
el miedo tiene azules las pupilas
y la miseria de un pálido esquivo.

El dolor es un hombre que camina
y un perro que le clava su colmillo,
y la desesperanza una mujer
con un hueco en los brazos en vez de hijo.

La soledad es una niña que
nunca salió a la plaza los domingos,
y tú y yo somos soplo acongojado
del mundo en que nos toca ser testigos.

autógrafo

Leopoldo de Luis


subir volver De aquel agua de amor   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio