anterior autor siguiente

  PARÁBOLA

“Más Él hablaba del templo de su cuerpo”

San Juan, II: 21.

“Y tomé el libro de las manos del ángel y me lo comí.”

Apocalipsis X: 9,10

Había un hombre que tenía una doctrina.
Una doctrina que llevaba en el pecho,
(junto al pecho, no dentro del pecho),
una doctrina escrita que guardaba 
en el bolsillo interno del chaleco.
Y la doctrina creció. Y tuvo que meterla en un arca,
en un arca como la del Viejo Testamento.
Y el arca creció. Y tuvo que llevarla a una casa muy grande. 
Entonces nació el templo.
Y el templo creció. Y se comió al arca, al hombre 
y a la doctrina escrita que guardaba
en el bolsillo interno del chaleco.
Luego vino otro hombre que dijo:
El que tenga una doctrina que se la coma,
antes de que se la coma el templo;
que la vierta, que la disuelva en su sangre,
que la haga carne de su cuerpo...
y que su cuerpo sea
bolsillo,
arca
y templo.

autógrafo

León Felipe


subir volver Ganarás la luz (1943)   siguiente anterior
audio Voz: León Felipe

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio