anterior autor siguiente

        LA RATA

Sopla el viento en las narices de la arcilla
y la arcilla se enciende...
Luego sopla la Muerte en las narices de la arcilla
y la arcilla se apaga.
Todos los días ocurren estas cosas
y no hay más remedio que hablar
del ocurrir vulgar y rutinario.
Uno quisiera ser original
y descubrir otros sucesos...
Pero nada sucede.
Nunca sucede nada nuevo en el Mundo, Señor Arcipreste.
«Nil novi sub sole», usted lo ha dicho.
Y el hombre no puede hacer otra cosa
que consignar este ocurrir vulgar y rutinario
y decir una vez más:
Sopla el viento en las narices de la arcilla
y la arcilla se enciende,
luego sopla la Muerte en las narices de la arcilla
y la arcilla se apaga.
Si supiera uno siquiera quién es el Viento,
qué es la Muerte...
y de dónde ha salido esta arcilla...
Pero no sabemos nada, Señor Arcipreste.
¡Nadie sabe nada!
Y para matar el Tiempo... puesto que no hay nada que hacer
nos pondremos a pensar hasta dónde puede rodar una lágrima
y si esa lágrima podrá quitarle la sed a esta rata atrapada en el cepo.
Y tampoco Señor Arcipreste,
puede uno sentirse original al decir
que uno es más desgraciado que la rata atrapada en el cepo;
porque desde el comienzo del mundo, el Hombre
es sencillamente eso, Señor Arcipreste,
una rata atrapada en el cepo.

autógrafo

León Felipe


subir volver El ciervo (1958)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio