anterior autor siguiente

      SONETO
    EL REY D. SEBASTIÁN

Cede al temor el luso fugitivo,
y el Rey cercado de enemiga gente,
desnuda ya la coronada frente,
resiste y lidia con esfuerzo altivo.

Los que le quieren prisionero y vivo
(aunque solo morir matando intente)
discordes en su cólera insolente,
sangre derraman por el gran cautivo.

Amor, que visto el mal partió derecho
con treinta lanzas de Gomeles bravos,
para estorbar el bélicoso trance:

«Qué importa», dijo (y le atraviesa el pecho)
«un hombre más al número de esclavos?
Muera... Toca añadir: siga el alcance
».



Leandro Fernández de Moratín


subir volver Autógrafo Leandro Fdez. Moratín Manuscrito 12.963-34 BNE   siguiente anterior
facsímil Manuscrito 12.963-34 de la Biblioteca Nacional
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio