anterior autor siguiente

    INSCRIPCIÓN.
PARA EL SEPULCRO DE D. FRANCISCO GREGORIO DE SALAS

En esta venerada tumba, humilde,
yace Salicio: el ánimo celeste,
roto el nudo mortal, descansa y goza
eterno galardón. Vivió en la tierra
pastor sencillo, de ambición remoto,
a el trato fácil y a la honesta risa,
y del pudor y la inocencia amigo.
Ni envidia conoció, ni orgullo insano,
su corazón, como su lengua puro.
Amaba la virtud, amó las selvas.
Diole su plectro, y de olorosas flores.
guirnalda le ciñó, la que preside
al canto pastoril, divina Euterpe.



Leandro Fernández de Moratín


subir volver Epigrama   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Biblioteca Virtual Cervantes.