anterior autor siguiente

        LARRA

Déjame, pensamiento, déjame,
mañana seré tuyo,
volveré a ser tu presa.
                                    Pero hoy,
mientras la luz araña en los árboles y pide
una oportunidad,
quiero que me recoja la inútil primavera.
A la casa del frío
regresaré mañana, cuando el tiempo
exponga sus razones
y el corazón pregunte
lo que falta por ver,
cuántos latidos
pueden quedarle para detenerse.

autógrafo

Luis García Montero


subir volver Las flores del frío (1991)   siguiente anterior
IV. DEFINICIÓN DEL ALBA
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio