anterior autor siguiente

                X

¿Sigue siendo mía esta ciudad?

Para el paseante que doble el cabo de la plenitud y descubre las sombras y la picadura envenenada de la memoria, sólo hay un recurso: la dignidad de ser mortales.

Para la ciudad que se duele de sus cicatrices y recuerda otros mundos en su propio paisaje, sólo hay un camino: la dignidad de lo transitorio.

Y tú, metáfora que pervives en la ola de un bosque, palacio del deseo y la melancolía, ten piedad del pez de plata que se acaba en la dureza seca de los adoquines; ten piedad de los ojos asustados que desde lejos te miran. Ten piedad, porque el caminante sabe que está condenado a ser extranjero en su propio deseo, en su propia ciudad.

autógrafo

Luis García Montero


subir volver Quedarse sin ciudad (1994)   siguiente anterior
inglés English translation by Alice McAdams
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio