anterior autor siguiente

    NUESTRAS VIDAS SON LOS RÍOS

A Eduardo Sánchez de Fuentes

Yo tenía una sola ilusión: era un manso
pensamiento: el río que ve próximo el mar
y quisiera un instante convertirse en remanso
y dormir a la sombra de algún viejo palmar.

Y decía mi alma: turbia voy y me canso
de correr las llanuras y los diques saltar;
ya pasó la tormenta; necesito descanso,
ser azul como antes y, en voz baja cantar.

Y tenía una sola ilusión, tan serena
que curaba mis males y alegraba mi pena
con el claro reflejo de una lumbre de hogar.

Y la vida me dijo: ¡Alma ve turbia y sola,
sin un lirio en la margen ni una estrella en la ola,
a correr las llanuras y perderte en el mar!

autógrafo

Luis G. Urbina


subir volver Glosario de la vida vulgar (1916)   siguiente anterior
enlace Jorge Manrique - COPLAS POR LA MUERTE DE SU PADRE
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio