anterior autor siguiente

        LOS DOCE GOZOS

      EL COLOR EXÓTICO

Con tu pantalla oval de anea rara,
tus largos alfileres y tus flores,
parecías, cargada de primores
una ambigua musmé del Yoshivara.

Hería en los musgosos surtidores
su cristalina tecla el agua clara,
y el tilo que a mis ojos te ocultara
gemía con eglógicos rumores.

Tal como una bandera derrotada
se ajó la tarde, hundiéndose en la nada.
A la sombra del tálamo enemigo

se apagó en tu collar la última gema.
Y sobre el broche de tu liga crema
crucifiqué mi corazón mendigo.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver Los crepúsculos del jardín (1905)   siguiente anterior
Los doce gozos
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio