anterior autor siguiente

        NEW MOWN HAY

Aunque temprano, se aletarga el día
en su blonda tibieza; un gran sosiego,
si no turba, atempera la alegría
dominical, del parque solariego.

El otoño clemente que aún perfuma
de reseda sus albas más tranquilas,
mezcla con los follajes y la bruma
tenues azules y difusos lilas.

El tiple carillón del presbitero
congrega a los rurales feligreses:
un poco más allá del cementerio
recién blanqueado, amarillean mieses.

Si ya hay niebla—¡oh, muy poca!—es solo para
dar a la aurora suavidad más bella,
como polvo de arroz que mitigara
sus excesivas rosas de doncella.

En suspicaz enjambre, las amigas
que libertara un oportuno asueto,
vendrán a reposar de sus fatigas
poco estudiosas, al jardín discreto.

Otilia, presintiéndolas, madruga;
y desoyendo a la mimosa abuela,
se decide a emprender alegre fuga
con su noble lebrel de centinela.

Su paso turba el conventual mutismo
del peinado jardín que se aburría,
en el fácil rigor y el servilismo
matemático de la simetría.

Bajo la cofia de profuso encaje,
su carita a la vez traviesa y boba,
en la gracia apacible del paisaje
como sombreada de quietud se arroba.

Frívola ambigüedad forma su gala,
prestando, con sutil coquetería,
a su ciencia precoz de colegiala
sus candideces de Hija de María.

Y si cuando la embriaga la locura
del columpio lanzado a todo vuelo,
muestra sus piernas de ducal finura
con la ingenua malicia de un pilluelo;

En la capilla, en oblación austera,
con piadosas ternuras acaricia
un ensueño claustral—y si no fuera
por el cabello, entrara de novicia.

Contiene y turba su inocencia extraña;
y cuando ríe con locuaces trinos,
se piensa vagamente en el champaña
que acidula los besos clandestinos.

Desde el pasado abril, no bien completo,
hay algo en ella levemente huraño,
y su corpiño, en virginal secreto,
junto con las manzanas se hinchó este año.

Evoca un paje rubio su esperanza,
como un poema de visiones rico,
en el título azul de una romanza
o en el tema de amor de un abanico.

Ismenia tiene novios, y Clorinda
da que hablar con su boda ya cercana;
pero ella se conoce por más linda
que Ismenia, que Clorinda y que Susana...

Y el tren cuya marcha abrevia el plazo
que separa a las lindas compañeras,
con su fragor de colosal cedazo
disipa en poívo de oro sus quimeras.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver Los crepúsculos del jardín (1905)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio