anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        EL MAL INEFABLE

Allá sobre el oleaje macilento
Su última lividez consume el día,
Y el tenebroso azul del firmamento
Se abisma en sideral melancolía.

Olas y nubes, dunas y pinares,
En bloque colosal la noche integra,
Al dilatar por montes y por mares
La inmensidad de su mirada negra.

En trivial situación de Paraíso
Mi corazón exalta tu hiperdulia,
Mientras que del salón llega, indeciso,
Un rumor de Chopín y de tertulia.

Lozanas de canícula las rosas,
Bajo la brisa litoral que arrecia,
Inspiran como damas voluptuosas
Una aromática embriaguez de especia.

La amable luna en su postrera fase
Algo casi fatal pone en tu ceño,
Y en tu alma, joya de primera clase,
Brota a su luz congénere el ensueño.

Sobre el mínimo seno tu franela
Pectoral, de enfermiza, te asesina;
En tu grácil albor se aterciopeia
La ternura infantil de la eglantina.

Pulida como el agua, en tu pureza
Hay el frío de un alba sin sonrojos,
Y el cielo se duplica en la franqueza
Perseverante de tus grandes ojos.

En cita que consagra mi fortuna,
Mi transporte se vuelve un poco necio
Ante tu honor, y fútil como una
Mariposa, es tu ósculo sin precio.

Inmoviliza en tumba de mosaico
El palaciego estanque su fastidio,
Mientras le evoca el plenilunio arcaico
Familiares ideas de suicidio.

Desde el balcón divinizarse deja
Tu mirada su lánguido apogeo,
Y la luna suspende de tu reja
La quimérica escala de Romeo.

A la amorosa sugestión del astro
La ninfa del jardín sus gracias une,
Y su blanca ceguera de alabastro
Ampara nuestra soledad impune.

La certidumbre de tu amor lejano
Que a fúnebres azares se encomienda
Trocó a mi corazón, trivial Fulano,
En un excelso procer de leyenda.

Paladín que muriéndose en la llama
De deleitoso mal con que le aflijes,
Es, a pesar de su valiente fama,
Fruslería keepsake  entre tus dijes...

Esta noche, la luna que agoniza,
Tu fichú bajo el cual se angustia el asma.
El mar meciendo apenas su baliza—
Tienen no sé qué encanto de fantasma.

La brisa insomne, desde su retiro
Bajo lúgubres árboles suspiro,
Comunica en romántico suspiro
Su honda palpitación al parque inmenso.

El último estribillo de un romance
Agranda el bloque de silencio inerte,
Y nuestro amor, en desolado trance,
Se prepara al olvido y a la muerte.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir   poema aleatorio   Los crepúsculos del jardín (1905)   siguiente / next   anterior / previous
Los cuatro amores de Dryops