anterior autor siguiente

    NOCTURNO

          I

En la ribera
De la laguna,
Sale la luna
De primavera.

Derrama su orto
Sutil topacio
Por el espacio
Tibio y absorto.

Un vago cirro
De medio luto,
Le da un astuto
Ceño de esbirro.

Blancor de polo
Su disco ampara
Como una cara
Que ardió el vitriolo.

En los jirones
De la tiniebla
Traza y amuebla
Largos salones;

Donde con yerros
De vano alarde,
Hasta muy tarde
Ladran los perros.

          II

En dulce anemia,
Luna de idilio,
Dame el auxilio
De tu academia.

Allá principia
Tu obra marmórea,
Una hiperbórea
Estereotipia.

Allá se yerma
La frágil Filis
Trocando en bilis
Tu luz enferma...

Una zampona
De llanto asiduo
Gime el residuo
De tu ponzoña.

Y en dulce oprobio
Toman por deuda
Tu torta leuda
Cloe y su novio.

          III

Para que ingenie
Mi arte su forma.
Virtud y norma
Da tu progenie.

En fiel deliquio,
Tu dulce vate,
Trama el debate
De un hemistiquio.

De un fauno gozas
La antigua infamia.
En poligamia
Con locas mozas.

Plan insensato
De hacerte suya.
En su aleluya
Te gime el gato.

A tu virgíneo
Rostro druida.
Clava un suicida
Su ojo sanguíneo.

Y ante un borracho
Que tu amor purga,
Te da la murga
Su mamarracho.

          IV

Tu albo circuito
De disco griego.
Es reloj ciego
Del infinito.

Un solitario
De tu prosapia.
Desde una tapia
Sigue ese horario.

Sagaz cual lince,
Su insomnio espera
Que por tu esfera
Pasen las quince.

Y porque, lerda,
Frustras su arrobo.
Le llama bobo
La gente cuerda.

En un compendio
De fe sincera,
Yo compartiera
Su vilipendio.

Y en el garifo
Tic de su cara.
Le descifrara
Tu logogrifo.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver Lunario sentimental (1909)   siguiente anterior
Taburete para máscaras
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio