anterior autor siguiente

  CLARO FUE NUESTRO AMOR; Y AL FRESCO HALAGO

Claro fue nuestro amor; y al fresco halago
plenilunar, con música indecisa,
el arco vagaroso de la brisa
trémulas cuerdas despertó en el lago.

En la evidencia de sin par fortuna,
dieron senda de luz a mis afanes
tus ojos de pasión, ojos sultanes,
ojos que amaban húmedos de luna.

Con dorado de joya nunca vista,
tu mirada agravaba su desmayo.
y removía su ascua en aquel rayo
la inquietud de león de mi conquista.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro fiel (1912)   siguiente anterior
Vidalitas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio