anterior autor siguiente

            SERENATA

                    I

Fiel al tormento que me desgarra,
Cual todo amante digno de amar,
Vengo a llorarte con mi guitarra
Las cosas que ella sabe llorar.

Tú también sabes que este es mi modo
De irme muriendo de amor por ti;
Pues si quererte, mi vida, es todo,
Quién no se muere de amar así.

Entre las cuerdas, sordo y convulso
Como un quejido, divaga el son,
Porque en los dedos con que las pulso
Me duele un poco de corazón.

Es que, glorioso con mis cadenas,
Cantando aumento mi padecer,
Que no hay compaña como estas penas,
Para morirse... para querer...

                    II

Si para un fino amante,
Nada es tropiezo,
En todo lo que toques
Yo seré beso.

En todas las estrellas
Seré mirada,
Que tu rigor es noche
Que no se acaba.

Lima para tus rejas
Serán mis celos,
Y mi sangre la marca
De tu pañuelo.

                    III

El jardín primaveral
Te manda en sus mariposas,
Besos de amor de las rosas
Que te dedica el rosal.
El lirio sentimental
Te declara su interés,
Y con su aire de marqués
Parece que en la pradera
Solamente floreciera
Para ponerse a tus pies.

Pero si, por desventura,
Las rimas de mis amores
No te cambiaran en flores
Mis suspiros de ternura,
Los mares de mi amargura
Llenos de perlas están,
Y abrasado en el afán
Con que muriendo te adoro,
Te encenderá en besos de oro
La llama de mi volcán.

Si cultivo es menester
A las rosas y a los lirios,
Yo al rigor de tus martirios
He porfiado en florecer.
Así aunque extraño poder
Me aparte de tu afición,
Guardará mi corazón
Por tu perfume habitado,
Como un pañuelo llorado
La esencia de tu pasión.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro fiel (1912)   siguiente anterior
Serenatas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio