anterior autor siguiente

      VIDALITAS

            I

Bienhaya ese sabio
Vidalita
Que tenga el poder,
De aliviarme el alma
Vidalita
Del mal de querer.

En vano los traen
Vidalita
Para mi salud,
Y ellas me recetan
Vidalita
Hierbas de virtud.

Pero es que no saben
Vidalita
Y este es mi pesar.
Que no bien te miro
Vidalita
No quiero sanar.

Como flor picada
Vidalita
Por el picaflor,
Llora miel la herida
Vidalita
Que hiciste a mi amor.

Porque no hay regalo
Vidalita
Mejor para mí,
Que el de ese piquito
Vidalita
Que me hiere así.

            II

Desdichas de mi pasión
No tienen cuándo acabar.
Menos profundo es el mar
Y en él no hay disminución.
        Marchitas flores
        Son mis amores,
        Y en la cadena
        De tus rigores,
Llora cautivo mi fiel corazón.

Así como no es razón
Querer reducir el mar,
No tienen cuando acabar
Desdichas de mi pasión.
        Marchitas flores
        Son mis amores,
        Y en la cadena
        De tus rigores,
Llora cautivo mi fiel corazón.

Y abriga vana ilusión
El que quiera comparar
Con la pequeñez del mar
Lo inmenso de mi pasión.
        Marchitas flores
        Son mis amores,
        Y en la cadena
        De tus rigores,
Llora cautivo mi fiel corazón.

            III

Mientras brilla el sol ardiente
Bien haya el amor
Yo me convierto en tu sombra,
Perlas mi llanto y oro mi dolor
Para tender una alfombra
Bien haya el amor
A tus pies constantemente.
Perlas mi llanto y oro mi dolor

Cuando la luna consuela,
Bien haya el amor
Tu demisión importuna,
Perlas mi llanto y oro mi dolor
Soy en la luz de la luna,

Bien haya el amor
Tu pálido centinela.
Perlas mi llanto y oro mi dolor.

Y cuando en la noche obscura,
Bien haya el amor
No hay sol ni luna en el cielo,
Perlas mi llanto y oro mi dolor
Fiel a su dulce desvelo
Bien haya el amor
Permanece mi ternura.
Perlas mi llanto y oro mi dolor.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro fiel (1912)   siguiente anterior
Vidalitas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio